¡ATRAPADO! Al payaso asesino se le borró la sonrisa

¡ATRAPADO! Al payaso asesino se le borró la sonrisa 1

Se terminaron los días de payaso y animador de fiestas infantiles para Rigoberto León, de 36 años, el “payaso asesino de Carapita”. Después de burlarse de toda la policía desde el pasado viernes, por fin lograron atraparlo.

Como carnada fácil mordió el anzuelo de los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas y Policaracas, el jueves, a las 4:00 de la madrugada. En la calle Los Hoteles de Plaza Venezuela fue detenido, justo cuando caminaba hacia la posada donde se escondía, luego de huir en su moto, tras cometer el aberrante y dantesco crimen en contra de Danyerling Josefina Heredia Salave (14), en Carapita, Caracas.
Tras la aprehensión, León admitió que asesinó a la jovencita, con un destornillador.
Rigoberto León, un animador de fiestas infantiles, tiene un amplio prontuario como acosador, en sus redes sociales. Danyerling fue una de sus víctimas, pero a ella la llevó hasta la muerte.
“A la jovencita la acosaba cada vez que pasaba por las calles de Carapita. Ella le avisó a sus familiares, pero no le dieron mayor importancia”, sostuvo una fuente policial.
El viernes, en la mañana, Danyerling salió de su casa, cuando fue acosada por León. La obligó a entrar a su casa y colocó música a alto volumen para que los gritos de la jovencita no fueran escuchados por los vecinos, mientras él la violaba y la asesinaba a puñaladas.
El cadáver de la estudiante del primer año de bachillerato, del liceo Felipe Fermín Paúl, en Antímano, fue hallado metido en un saco, en un basurero de El Cardón, el pasado domingo. Estaba totalmente desnuda y con el rostro desfigurado. Su vestimenta estaba doblada, también dentro del saco.
La comunidad de Carapita, llena de ira, destruyó la casa de León, el miércoles, en la tarde. Danyerling era la penúltima de seis hermanos y vivía con su madre.
Se espera que en las próximas horas, el “payaso asesino” sea presentado ante un tribunal y pague por borrar la inocente sonrisa de la adolescente, de 14 años.