¡Qué locura! Hasta 150 mil bolívares cobran por un billete de Bs 100 mil

¡Qué locura! Hasta 150 mil bolívares cobran por un billete de Bs 100 mil 1

El billete de 100 mil bolívares, el mayor signo monetario de Venezuela, alcanza para pagar pocas cosas, como un kilo de detergente o un champú y, aunque el poder de compra de la moneda merma cada día debido a la hiperinflación, la rentabilidad de la venta del efectivo va en alza.

En el país el dinero físico es igual o quizá más difícil de conseguir que los alimentos y medicinas, pese a que el Banco Central (BCV) ha aumentado la masa monetaria cada mes, especialmente durante el último semestre cuando la economía entró en una espiral hiperinflacionaria. Bajo el gobierno de Nicolás Maduro, Venezuela vive una tormenta financiera aliñada por la caída en los precios y la producción petrolera, principal fuente de financiación, y más recientemente por las sanciones que han impuesto gobiernos como el de Estados Unidos y Canadá.

Todo ello, junto a la depreciación acelerada del bolívar frente a otras monedas, ha hecho que los precios de los productos suban semanalmente y que los bancos privados y públicos amanezcan a diario colmados de decenas de ciudadanos que necesitan billetes para operaciones que siguen sin permVitir el pago electrónico.

Frente a esta realidad el Ejecutivo insiste en culpar a la oposición, al “imperialismo” y a los empresarios del sector privado de mantener en conjunto una “guerra económica” y un “cerco financiero” contra la Revolución Bolivariana, en el poder desde 1999 y con el monopolio en el manejo de las divisas desde 2003.

Aunque la gubernamental Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) no reconoce déficit alguno en las cantidades actuales de efectivo, ha emprendido una afanosa campaña para promover la migración de las transacciones mercantiles a las plataformas digitales.

Le puede interesar: Rodríguez Cabello, el testaferro de Diego Salazar vinculado a Diosdado y Ramírez

No obstante, la escasez de dinero físico se evidencia en el día a día de los venezolanos con las colas a las afueras de los bancos -que distribuyen los billetes de forma racionada-. También se evidencia en el hecho de que ciudadanos particulares ofrecen, cada vez con más frecuencia, entregar efectivo a cambio de del pago de un monto superior vía transferencia electrónica.

Estos particulares pueden cobrar, por ejemplo, hasta 150 mil bolívares por entregar un billete de 100 mil bolívares. Quien irremediablemente necesite papel moneda y no disponga del tiempo para cazarlo en entidades financieras verá en el mercado del efectivo una solución expedita, que ahora es ofrecida en círculos sociales y en redes digitales como Facebook, Instagram y Twitter.