Zulianos cambian el queso por pellejos y salchichas – EsCaracas.com

Zulianos cambian el queso por pellejos y salchichas




Inicio / Nacionales / Zulianos cambian el queso por pellejos y salchichas

Arroz con verduras, plátanos fritos con sal, yuca con nata, pellejos, recetas con «manguera», como se le dice a las salchichas, lentejas y frijoles se han convertido en el menú diario de miles de familias en el estado Zulia, cuyos ingresos se pulverizan con la inflación en Venezuela e impiden a las familias adquirir carne, pollo o queso.


En Maracaibo, un estudio de la Comisión para los Derechos Humanos en el estado Zulia (Codhez) asegura que se quedaron sin alimentos en los últimos tres meses.

Y eso pasa en la casa de Dixon Chávez, en el municipio Colón. Ante la crisis, comen pellejos, es decir, la grasa que descartan en las carnicerías.

«Llevamos tiempo comiéndolo. No nos ha caído mal«, cuenta el vigilante de una empresa privada en Santa Bárbara de Zulia. En su hogar comen este plato dos veces por semana para estirar el dinero destinado a la alimentación. “Cada vez el dinero rinde menos”, lamenta.

En su casa viven seis personas, entre ellos dos niños. Dice que acuden a las carnicerías donde suelen botar los «cueros».

Lea también:  Esposa de Juan Guaidó revela todos los detalles de la detención por parte del Sebin (VIDEO)

Las rebanadas de grasa las calientan. Se sofríen y doran con el mismo aceite que botan de su interior. Dixon afirma que comen sopas y granos, pues sus ingresos no les permiten comer carne de res o queso todos los días.

Por eso sustituyen el producto que no faltaba en una mesa en Zulia: el queso. Ahora optan por los pellejos y por la “manguera”, que son las salchichas largas que miden hasta 30 centímetros y traen desde Colombia.

En Maracaibo, la tradicional comida en los sectores populares son las recetas con manguera. Son embutidos en forma de salchicha alargada que las familias adquieren para sustituir la proteína animal.

Con arroz, con pasta o con huevos revueltos se han convertido en el «salado», por su bajo costo. «Con una manguera se resuelve un almuerzo. Aquí, muchas familias comen eso porque no es posible comprar otro producto. Los más pobres compran varias. Las traen desde Colombia», contó Nélica Rodríguez, quien trabaja en una empresa privada al oeste de la ciudad.