Maduro planea convertir las fábricas en cuarteles

Maduro planea convertir las fábricas en cuarteles 1

Pero no mencionó a los ocho indígenas de la etnia Pemón que fueron masacrados por militares en la zona minera de Guayana. Tampoco dijo nada sobre los males que sufre Guayana por la falta de agua, transporte, inseguridad, hospitales en mal estado, de la falta de gas y la crisis de la gasolina.


Por otro lado, aprobó «iniciar la petrolización de prestaciones y conformar la comisión gubernamental para discutir la Convención Colectiva de los trabajadores de la CVG. Asimismo, transferir empresas del Estado y conformar alianzas estratégicas de cogestión para la eficiencia. ¡Cúmplase!».

Los trabajadores del sector público se han sorprendido de que el pago de sus pasivos laborales sean cotizados en el «Petro», una criptomoneda virtual chavista respaldada con el petróleo y el oro, que nadie acepta como forma de pago.

Lo que sorprende de sus anuncios de armar a los trabajadores es que no explicó cómo va a reactivar las empresas, que técnicamente se encuentran paralizadas aunque oficialmente no están cerradas por falta de inversión y mantenimiento.

Tampoco informó de cómo va a reactivar las empresas convirtiéndolas en cuarteles. Como un ejemplo, la Siderúrgica del Orinoco, que una vez fue vendida a la argentina Techint, y luego nacionalizada por Hugo Chávez, se encuentra prácticamente cerrada, y luce absurdo que pueda reanudarse bajo la fuerza de los fusiles.

La caída de la actividad económica es grave. Según la patronal Fedecámaras este año Venezuela registraría una caída de 42% del PIB y el próximo año la Cepal proyecta -35% para el país. La recesión sumada a la hiperinflación de 24.000% no atrae a los inversionistas y mucho menos bajo la amenaza de los fusiles de los trabajadores, apuntaron empresarios que pidieron el anonimato.