El régimen de Maduro controla la comida navideña

Promesas de entrega de comida que no se cumplen; perniles en mal estado; mesas vacías. Las fiestas de fin de año suelen ser una oportunidad para que familias y allegados se reúnan y compartan un banquete e intercambien regalos. Sin embargo, este no es el caso en la Venezuela bajo la dictadura de Nicolás Maduro, donde la época funciona para dejar en evidencia las carencias que atraviesa la gran mayoría de la población y al mismo tiempo mostrar una de las caras más crueles del régimen.


Uno de los puntos que grafica de manera más clara la situación que atraviesan millones de venezolanos en Navidad es la imposibilidad que tienen para acceder al pernil de cerdo, el típico plato principal festivo en el país junto con la hallaca, un tamal de maíz relleno con carne de res, pollo, aceitunas y uvas pasas. Dada la dramática crisis económica, el producto no puede conseguirse por razones de desabastecimiento o económicas: su costo en el mercado supera ampliamente la capacidad de compra de la población.

Lea también:  Venezolanos logran que plato típico navideño de Venezuela llegue a mesas peruanas

El régimen ha buscado aprovechar esta situación para beneficio propio. Pese a que en 2018 Maduro había asegurado que no se importaría más pernil, sino que se produciría en el país, meses después anunció que el producto sería comercializado desde Rusia, uno de los pocos países dispuestos a tratar con Caracas, y solo en condiciones extremadamente favorables. En total arribaron al país 13.500 toneladas del producto para distribuirlo entre los ciudadanos. ¿El costo? 11 millones de euros.

Pero esos cortes cuentan con una dudosa procedencia. Una de las regiones de donde proviene la carne -sobre todo Bélgorod- han padecido el virus de la peste porcina africana. La ciudad es fronteriza con Ucrania y registra un largo historial sobre este mal. Desde 2013 se detectan focos del virus que afectan la producción, de acuerdo a datos aportados por el Ministerio de Agricultura ruso. Igualmente, continuaron con la faena y la exportación.