Juan Guaidó, el hombre que volvió loco a Maduro

Algunos salieron del anonimato, otros aún continúan en las sombras. Marcaron este final de década en el escenario internacional. Esta es una selección de “desconocidos” del año 2019.


1 – El denunciante que desencadenó el “impeachment”
Este misterioso agente de la CIA, que trabajó un tiempo en la Casa Blanca, se alarmó en verano por el contenido de una llamada durante la cual el presidente Donald Trump habría pedido a Ucrania que investigara a uno de sus rivales. El denunciante no estuvo presente en esa conversación, pero recabó los testimonios de varios responsables que sí tuvieron acceso. Trump habría condicionado una ayuda militar a esta investigación, lo que significaría un abuso de poder para beneficio personal.

Su aviso, bloqueado durante un tiempo por su jerarquía, llegó en septiembre al Congreso, donde los representantes demócratas decidieron abrir una investigación de “destitución” sobre los hechos denunciados. El denunciante desencadenó así la audición de más de una quincena de testigos ante el Congreso estadounidense, sin que la Casa Blanca pudiera hacer nada.

Lea también:  Michelle Bachelet sobre su visita a Venezuela: “No iré para ser un títere de Maduro”

Como consecuencia de estas audiencias, la mayoría demócrata de la cámara baja sometió al presidente a un ‘impeachment’, que viene a ser un proceso de destitución o juicio político, algo que solo ha ocurrido con otros dos presidentes antes que él. Será juzgado por el Senado, donde la mayoría republicana le salvará probablemente de ser destituido.

Donald Trump, que dice ser víctima de una conspiración política, a menudo la toma con el denunciante, al que acusa de estar al servicio de los demócratas, y le pide “salir de la sombra”.

2 – La portavoz de una generación en defensa del clima
Sentada sobre el frío suelo de piedra delante del Parlamento en Estocolomo, Greta Thunberg, una adolescente con trenzas todavía anónima hace un año, se convirtió en la conciencia medioambiental del mundo y en la voz de una generación exasperada por la inacción de sus dirigentes.

En diciembre, también se convirtió en la “personalidad del año” para la revista estadounidense Time.