Maduro fue el 2do gobierno latinoamericano que más asesinó a manifestantes en 2019

Según cifras analizadas por Provea y el Laboratorio de Paz, durante el año 2019 por lo menos 233 personas habrían perdido la vida en el contexto de manifestaciones en América Latina. Haití, Venezuela y Bolivia fueron los tres países con más casos de violaciones del derecho a la vida durante el período, seguidos con casos masivos de violación al derecho a la integridad y a la libertad personal en Chile, Colombia y Ecuador.


El año 2019 recordó que aún falta mucho camino por recorrer para que los organismos policiales de América Latina utilicen los estándares internacionales del uso proporcional y diferenciado de la fuerza en el abordaje de manifestaciones en la región. En varios países se continúan utilizando fuerzas militares para responder a las demandas ciudadanas en el espacio público.

Por lo menos 233 personas perdieron la vida en el contexto de las protestas ocurridas en varios países latinoamericanos. Según los datos procesados por las dos ONG venezolanas, Haití fue el país donde más ocurrieron violaciones al derecho a la vida (33%), seguido por Venezuela (28.7%) y Bolivia (15.4%). Los casos restantes ocurrieron en Chile (11.15%), Ecuador (4.7%), Honduras (3.8%), Colombia (1.7%), Perú (0.8%) y Nicaragua (0.4%).

En Haití a partir del mes de febrero se iniciaron un ciclo de manifestaciones que exigían la renuncia del presidente Jovenel Moïse, luego que se divulgaran informaciones sobre actos de corrupción ligados a Petrocaribe que involucraban altos funcionarios gubernamentales. Según datos de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos en Haití 77 personas habrían sido asesinadas como consecuencia de las protestas. Solamente en la semana del 7 al 17 de febrero, cuando ocurrieron movilizaciones en todo el país, 40 personas perdieron la vida.

Lea también:  Paso a paso de las próximas elecciones del 15-O

En Venezuela, según datos del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), 67 personas fueron asesinadas en el contexto de manifestaciones en un año en que se agravaron las consecuencias de la ausencia de democracia y la emergencia humanitaria compleja que ha expulsado a más de 5 millones de venezolanos del país. A finales del mes de enero una semana de protestas nocturnas en sectores populares del país dejaron el saldo de 35 personas asesinadas. Los responsables de la represión han sido la Guardia Nacional Bolivariana, grupos de civiles armados y las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), un grupo de exterminio del cual al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha solicitado su disolución.