Maduro enciende la máquina de hacer petros para seguir financiándose

Maduro enciende la máquina de hacer petros para seguir financiándose 1
JOSS 54 Insights & Consultants

Ni Nicolás Maduro tiene fe en la recuperación del bolívar. La última vez que manifestó “preocupación” por la moneda fue en 2018 cuando puso en marcha la reconversión. Desde entonces ha insistido cada vez con más empeño en el uso del petro, un activo digital en el que pocos confían y muchos menos saben utilizar


“¡Presten atención!”, pidió a una decena de personas un trabajador de la sucursal de Tiendas CLAP en Zona Rental el pasado 29 de enero. “A las ocho de la mañana vamos a coordinar la cola, y si todos tienen configurado su petro wallet, podremos atender a unas 200 personas. No tenemos biopago, se paga nada más que a través del petro wallet con teléfono inteligente”.

Las aproximadamente 10 personas que escuchaban, entre ellas adultos mayores, fueron al establecimiento con la esperanza de gastar el medio petro de aguinaldo que el gobierno asignó en diciembre pasado, equivalente a 2,2 millones de bolívares o 30 dólares en ese momento.

“Eso de teléfono inteligente es pa’ no venderle a nadie”, expresó una mujer de la tercera edad que se veía claramente furiosa. “Yo no tengo teléfono inteligente. Me robaron ese dinero, ese dinero se lo cogieron ellos. Esa es una trampa del gobierno”.

Desde que el sistema biopago del Banco de Venezuela entró en una fase de mantenimiento el 4 de enero miles de pensionados y trabajadores del sector público no han podido gastar el petroaguinaldo, el primer bono que Nicolás Maduro entrega en la moneda digital que lanzó en diciembre de 2017 y que presenta como la panacea que sacará al país de la compleja crisis que atraviesa, con más de dos años en hiperinflación y rumbo al séptimo en recesión. Es la primera vez que prescinde del bolívar en sus dádivas.