China no financiara más al régimen de Maduro

De allí, dice, deriva su prudencia y el cuidado de sus pronunciamientos sobre la situación interna del país. “Ellos saben que la situación en Venezuela se encuentra bastante inestable. Desde Beijing, están esperando y observando qué ocurre. Es una posición de prudencia”, juzga.


No espera que China materialice nuevos acuerdos económicos con el gobiernoo en disputa en un futuro inmediato hasta que no se despeje la crisis política interna, ni anticipa una batalla diplomática entre Washington y Beijing por la presidencia en disputa de Venezuela.

Ramírez tampoco anticipa que China arriesgue su interlocución con toda la región latinoamericana, históricamente diligenciadas a través de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac, pretendiendo defender a Maduro o forzando sus opiniones sobre el caso venezolano.

“No veo un interés de China de sostener a Maduro. Lo que veo es un interés de buscar una relación nuevamente funcional con Venezuela”, comenta.

Observa que América Latina y Venezuela gozan de una posición relativamente “baja” en las prioridades de la política exterior de China, a pesar del repunte de su presencia económica.

Las primacías de su diplomacia, recalca, se centran en su vecindario asiático, y, luego, en Estados Unidos, Rusia, Europa y, finalmente, África y América Latina.

Lea también:  La cruel venganza de una multitud contra unos presuntos secuestradores (VIDEO)

Comenta que las relaciones con Latinoamérica, y puntualmente con Venezuela, han crecido por el interés económico en áreas como el comercio, las inversiones y los proyectos de infraestructura.

“China ya es la segunda economía global y esto se ha ido traduciendo en una relación mucho más intensa con regiones periféricas, en concreto con África y América Latina, cuyo vector se centra en lo económico”, evalúa Ramírez.

Acota, eso sí, que las inversiones del gobierno chino se multiplicaron en los últimos 20 años, escalando de un 15.000 millones de dólares en el año 2000 a 300.000 millones de dólares en 2020.

El docente apunta que el fortalecimiento de los vínculos económicos entre Beijing y Caracas desde los tiempos del presidente fallecido Hugo Chávez Frías, entre 1999 y 2012, dio pie a una cercanía política, que persiste en el madurismo y se manifiesta en sus coincidencias en el plano multilateral.

Ramírez considera que Venezuela experimentó momentos políticos y económicos que adormecieron la relación con China: en 2014, al agudizarse la crisis y evidenciarse problemas de Miraflores para honrar sus deudas; en 2016, cuando la oposición a Maduro ganó el Parlamento; y en los años recientes, al ponerse en entredicho el respeto democrático del presidente en disputa.