Colectivos invaden edificios en avenidas Universidad y Fuerzas Armadas de Caracas

Colectivos invaden edificios en avenidas Universidad y Fuerzas Armadas de Caracas 1

La cuarentena en Caracas se ha convertido en el escenario perfecto para que presuntos colectivos armados tomen inmuebles, como las invasiones en los últimos 15 días de los edificios Cori y Sociedad en las avenidas Fuerzas Armadas y Universidad, respectivamente.


Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, explicó como en el caso del edificio Sociedad, donde funciona la emblemática sede del Centro Contable, una turba dirigida por colectivos armados entró por la fuerza al inmueble el domingo pasado en la madrugada. “Según nos relataron los dueños, eran como una 40 personas, incluyendo mujeres y niños, los cuales eran usados como escudos para impedir el desalojo; asimismo, en el proceso rompieron puertas y cerraduras, y destrozaron mobiliario de varias oficinas”, detalló.

Rojas relató que en este caso lo más grave es como luego de la denuncia oportuna de los propietarios llegó una comisión de la Policía de Caracas y desalojó a los tomistas, pero ahora los funcionarios impiden a los legítimos dueños acceder a las instalaciones: “Tenemos información de que los invasores están conectados con colectivos armados de la zona y a miembros de las comunas, quienes tienen en la mira el edificio desde hace meses; usando la excusa de entrar para resguardarlo, buscan robarse la edificación. No descartamos, como ha ocurrido en otros casos, la complicidad de la propia Alcaldía de Libertador”.

Colectivos invasores

Señaló en una nota de prensa que lo ocurrido en las oficinas del Centro Contable, en la parroquia Catedral, no es un hecho aislado, y que la mejor prueba de esto es la invasión de un apartamento en el edificio Cori, en la avenida Fuerzas Armadas, solo unos días antes. “En este caso la edificación ha sido tomada paulatinamente por invasores, usando la ley de arrendamientos como excusa para robarse las viviendas, pero aprovecharon la cuarentena para terminar de tomar uno de los pocos apartamento que aún no se encontraba en poder de los tomistas. El propietario del inmueble fue agredido por los colectivos, todo con el apoyo de la Policía Nacional Bolivariana y miembros de la Superintendencia Nacional de Arrendamiento de Vivienda”, dijo.

Esta es una nueva oleada de invasiones, la cual cuenta con la complicidad directa del gobierno de facto de Nicolás Maduro y la propia Erika Farías, quien auspicia desde su alcaldía a los colectivos dándoles apoyo gubernamental y hasta policial para cometer sus fechorías. Otro personaje que hace silencio, y es cómplice ante estos delitos, el fiscal de la dictadura Tarek Wiliam Saab, el cual nunca se ha pronunciado sobre la constantes violaciones de la propiedad privada sucedidas en la capital y en toda Venezuela”, manifestó.

Propietarios se sienten desprotegidos

En opinión de Arturo Lovera, propietario de una oficina en el edificio Sociedad, considera inadmisible que la Policía de Caracas tenga tomado el inmueble, impidiendo a los legítimos dueños ingresar a sus oficinas, dejando cerrada la entrada con cadenas sin ninguna razón jurídica. “Existe incertidumbre sobre cuál es el propósito de no permitimos ingresar a nuestro lugar de trabajo, tampoco se nos informa el procedimiento por seguir para recuperar el control de nuestra propiedad. Igualmente el consejo comunal quiere asumir atribuciones directas, hablando de un posible resguardo de la edificación. No sabemos quiénes propiciaron la invasión; no obstante, generó alertas en algunos de sus propietarios de forma previa al hecho”, dijo

Lovera afirmó que se encuentran desamparados, sin ninguna protección del gobierno para hacer respetar su derecho a la propiedad. El único mensaje que han dado los funcionarios policiales es que los dueños vayan a reunirse con la síndico procuradora municipal para  llegar a algún tipo de acuerdo. “Esperamos se actúe debidamente en favor de la protección de la propiedad privada y la garantía de cuidado a sus bienes, además que no se restrinja ni se viole ninguno de nuestros derechos”, indicó.

Por su parte, Omar Pérez, propietario del edificio Cori, acusó a la PNB y al Sunavi de ser cómplices en el robo de su propiedad, pues estas mismas instituciones en conjunto con los invasores forzaron las cerraduras del apartamento y lo tomaron por la fuerza. “En Venezuela los propietarios somos considerados criminales, ya que cuando llegamos a reclamar nuestros derechos fuimos desalojados por la policía y agredidos por los invasores. Este edificio lo logro mi familia con el esfuerzo y trabajo, y ahora vemos como nos los roban y ninguna institución del Estado se pronuncia; más bien apoyan descaradamente a los delincuentes”, expresó.